23- El final del duelo

¿Existe “alta” en el duelo? Esta pregunta surge infinidad de veces. ¿Cuándo termina el duelo? No es fácil la respuesta porque no hay un solo duelo igual. Sin embargo, dos signos concretos son indicadores de un final positivo:

· La capacidad de recordar y hablar de la persona amada sin llorar.

· La capacidad de entablar nuevas relaciones y de sumergirse esperanzadamente en los desafíos de la vida.

Además, al final del duelo se habrá conseguido:

· clarificar los sentimientos

· reelaborar ideas insanas

· reparar el “cortocircuito” entre mente y corazón

· purificar actitudes

· cambiar de visión sobre el sufrimiento

· imponerse objetivos superiores

· pulir la imagen falsa de Dios, viviendo más plenamente la vida de fe

· aceptar las “leyes” de la vida

· amar sin apegos

· pasar de la resignación a la aceptación

· ir de la desdicha a la paz y de la infelicidad a la felicidad.

Y un síntoma infalible de recuperación: ayudar serenamente, desde una sana motivación, a quien está en duelo.